martes, 23 de enero de 2018

sábado, 23 de septiembre de 2017

QUIERO SER....


Es hora de mirar un poco más allá, de escarbar en mi interior para encontrarme a mí misma. 

De explorar esos valles y fronteras que abarcan un mundo de ilusiones, incluso de miedos por superar. 

Quiero buscar esa moneda perdida que resulta que tiene más valor del que se le otorga. Que no es moneda de cambio. 

Quiero alzar mis manos al cielo y tocar lo que considero mío, lo que se me arrebató sin aviso, sin permiso… lo que me dio la vida. 

Deseo nadar en océanos de aventuras, de locuras, que me hagan conocer mi propia naturaleza, mi propio yo. 

Soy hija de un arcoíris que quiere brillar en la inmensidad de esos colores de hermosa intensidad. 

Buscar esos horizontes lejanos y perderme en mi realidad, con mi soledad y ver mi verdad. 

Tengo el valor y la entrega, la lucha y la valentía, tengo ganas de seguir aquí… de ser yo misma… de vivir. 

Quiero conquistar mi alma, que tiene la fuerza de un volcán y destruir todas las barreras que se interpongan en mi camino. 

Anhelo un atardecer que haga despertar mis sueños y estremezca mis sentidos. 

Quiero ser yo… sin más.

Ana Mavi MF

sábado, 5 de agosto de 2017

COSAS DEL ALMA...


En el amor, siempre encuentras ese miedo que a veces, dudas si es real o son cosas del alma. Esa eterna incomprendida que casi nadie sabe situarla apuntando con su dedo al lugar donde se encuentra, pero el alma, es algo mucho más importante que el lugar donde se encuentre, ya que lo que realmente importa, es que esté plena y rebosante por el amor que reciba, pues hay mucho amor sin alma, pero jamás vivirá el alma, sin ser alimentada por el verdadero amor. ¡Son cosas del Alma!

Ana M.

viernes, 18 de noviembre de 2016

El Mito de Eros (Cupido o Amor romanos)


 

Eros es el dios del amor. En un principio se consideraba nacido a la par de Gea y del Caos. También se piensa que nació del Huevo Original engendrado por la Noche, cuyas dos mitades al romperse formaron el cielo y la tierra respectivamente.
Otras versiones que insistían en verlo como un dios menor, y que le quitaban el simbolismo de cohesión interna del cosmos, apuntaban que Eros era un genio intermediario entre los hombres y los dioses, y que había nacido de Poros (el Recurso) y Penía (la Pobreza). Se caracteriza por ser una fuerza inquieta e insatisfecha.
La tradición más aceptada y difundida establecía que era hijo de Afrodita (diosa del amor) y de Hermes (mensajero de los dioses). Gracias a los poetas clásicas Eros adqurió su fisonomía más conocida que es la de un niño alado, que se divierte llevando el desasosiego a los corazones.
Sin embargo, se ha descubierto que hay diversas genealogías para este dios. A veces se le tiene por hijo de Hermes y Artemisa, o bien de distintas Afroditas. Así habría un Amor, hijo de Hermes y Afrodita Urania, Anteros -amor contrario o recíproco- hijo de Ares (dios de la Guerra) y Afrodita (hija de Zeus y Dione). Otro sería hijo de Hermes y Artemisa (hija de Zeus y Perséfone) y es este el que se identifica más con el tradicional niño alado.
Puede ser según ciertas representaciones que los inflame con la llama del amor, o que los hiera con las flechas. Pero por más ingenua que sea su apariencia, se adivina en el fondo al dios poderoso y grande. Su madre le tiene muchas consideraciones y cierto temor.
Una de las historias más conocidas y además muy romántica donde interviene Eros, es en la que se enamora de la mortal Psique, y de cómo pierde a su amada y luego la recupera, casándose con ella.
En ocasiones, se le llama Amor o Amores, y su versión latina es conocida como Cupido.